Sobreaguas

Patricia Aceitero Parrabera
Los basiliscos tienen unas membranas en las patas traseras que al ejercer la fuerzas contra el agua crea unas burbujas de aire y así es como éstos pueden mantenerse durante unos segundos y pueden correr sobre el agua.